Juego de mesa VS Juego digital

Simplificando el concepto hasta su límite, un juego de mesa no es otra cosa que un conjunto de normas a seguir para alcanzar un objetivo. ¿Pero hasta que punto es cierto? ¿Es posible que el formato influya directamente en la experiencia de juego?

Ya sea a través de plataformas online como BoardGameArena o Yucata, o aplicaciones para móviles y tablets, cada vez son más los juegos de mesa que deciden dar el salto al mundo digital. Pero existe otra generación de juegos que, aunque comparten elementos de los juegos tradicionales, se diferencian en que fueron creados exclusivamente para ser jugados en “ordenador”. Hearthstone, Solforge, Drakenlords… ¿Qué los diferencia de un juego de cartas coleccionable? Starcraft, Civilization, Age of Empires… ¿Comparten su origen con los juegos 4X?

En definitiva… ¿Existe una línea que separe a los juegos de mesa de los digitales?

118d5173e73b664a4480e0d11e8d9b32Si has jugado alguna vez a un juego de mesa adaptado al ordenador, es muy probable que te hayas quedado con esta impresión: Conoces el juego al dedillo, pero la sensación mientras juegas es muy diferente a la del tablero. Puede que se deba a la rapidez de las partidas, al flujo de información o a tu implicación en el juego, pero definitivamente hay algo que lo hace diferente.

Adaptar a la pantalla un juego de mesa no lo convierte automáticamente en un juego de ordenador, y que un juego de ordenador pueda jugarse con componentes físicos no significa tampoco que sea también un juego de mesa. En ambos casos, la idea original del juego parte en base al entorno en el que se va a llevar a cabo y para ello debe adaptarse a las ventajas y exigencias del mismo.

Las condiciones de cada ámbito de juego pueden llegar a ser muy diferentes y repercuten directamente en la experiencia del jugador. Vamos a ver y analizar algunas de ellas.

El ritmo de juego
En los juegos de mesa el ritmo lo marcan dos factores: la duración total de la partida y el transcurso del entre-turno de los jugadores. En cuanto a la duración total podemos encontrar de todo pero, si nos centramos en la media, lo normal es encontrar fillers de 10 a 30 minutos o juegos de 1 ó 2 horas. Sin embargo, el detalle a tener en cuenta es que, de una u otra manera, dentro de ese plazo se alcanzan los objetivos fijados y el juego se acaba. Continuar jugando implica comenzar otra partida de nuevo.

Por otro lado, el transcurso del entre-turno de los jugadores puede resumirse en dos categorías: Entre-turnos activos, en los que puedes responder con acciones u obtener información del estado del juego, y entre-turnos perdidos, en los que únicamente puedes esperar a que llegue tu turno.

Entreturno Si jugamos a Carcassonne con muchos jugadores, en nuestro entre-turno poco podremos hacer a parte de contemplar como arruinan todas nuestras estrategias. Con Catán, en cambio, podemos “tomar nota” de lo que roban nuestros oponentes para tratar de robarles o para comerciar con ellos.

En los juegos de ordenador el ritmo funciona de una manera completamente diferente. El entre-turno existe casi exclusivamente en las partidas multijugador, y la duración total de la partida depende principalmente de la plataforma. En los ordenadores y consolas la duración tiende ser muy alta, mientras que si se trata de móviles o tablets suele ser justo lo contrario, partidas rápidas y cortas.

Es por eso que las adaptaciones de juegos de mesa a móviles/tablets funcionan bien, porque sus entre-turnos se reducen muchísimo y la duración de la partida se ajusta a las necesidades de la plataforma. Una buena manera de dar el salto de estas adaptaciones al ordenador es mediante las campañas, es decir, integrando el propio juego como una mecánica más para alcanzar otro objetivo. Por ejemplo en Dominion Online tenemos que superar diferentes partidas para resolver todas las localizaciones de un mapa o, en Hearthstone, cada enfrentamiento nos sirve para reunir recursos y subir de rango, consiguiendo recompensas al final de mes.

DominionOnline01 Mapa de progreso que podemos desbloquear a medida que jugamos a Dominion Online.

En todo caso, el diseño del juego debe partir en base al ritmo que queremos darle dentro de su entorno, porque no siempre podremos adaptarlo bien si lo cambiamos de ámbito. Un  ejemplo muy claro de esto lo tenemos al comparar Hearthstone con Magic Duels. Magic es un juego que sobre la mesa funciona como un reloj, aúna ser complejo a la vez que ágil y adictivo. Sin embargo, si tratamos de llevar sus mecánicas al ordenador nos topamos con un problema grave: los tiempos de respuesta que tienen los jugadores cuando se juegan hechizos vuelven al juego lento y tedioso.

Hearthstone, en cambio, fue diseñado para jugarse exclusivamente en ordenador y se nota en su diseño: sólo se pueden jugar cartas en tu turno sin que el oponente pueda responder a ellas y, por otro lado, los esbirros sólo tienen habilidades pasivas, por lo que una vez que están en juego funcionan “solas”.

2HGMagicUno acaba jugando con la tensión constante de pulsar el botón de “congelar el tiempo”, no vaya a ser que se nos pase la oportunidad de responder a un hechizo y echemos a perder la partida.

Mantenimiento del estado de juego
Con mantenimiento me refiero a las acciones que debe realizar el jugador para mantener el estado de juego, como por ejemplo barajar cartas, mover fichas, lanzar dados, etc. En los juegos de mesa el mantenimiento es esencial y afecta directamente a la duración y a la experiencia de juego. Es un recurso que puede utilizarse a favor ya que, de usarlo bien, puede generar sensación de progreso, de recompensa o incluso de tensión. ¿Quién no se ha emocionado al tratar de superar una tirada de dados?. Sin embargo hay muchas ocasiones en las que el mantenimiento es forzado y no recompensa al jugador, como por ejemplo preparar la partida antes de jugar, ordenar y barajar cartas durante el juego o indicar con fichas el daño recibido.

magewarsEn Mage Wars Arena, la sensación de llenar la mesa de bichos y mandarlos a pelear lanzando tropecientos dados es insuperable.

En los juegos de ordenador el mantenimiento es inexistente, para bien y para mal. No tener que preparar la partida es de agradecer, pero en ocasiones se echa en falta esa interacción a la que estamos acostumbrados. Por ejemplo, jugando en el móvil a Carcassonne o a Dominion echo de menos darme cuenta del avance de la partida por la cantidad de piezas o cartas que quedan en mesa. Aunque por otro lado es un alivio que te indiquen dónde puedes colocar tus fichas y no tener que contar los puntos al final de la partida, que en ocasiones puede llegar a ser una lata en juegos como Kingdom Builder.

screen1024x1024Versión para tablet de Kingdom Builder, con las zonas donde podemos colocar asentamientos marcadas en rojo.

Sin embargo, el exceso de automatización puede jugar en nuestra contra. Volviendo a Magic Duels, para que no se convierta en una tortura han hecho que, al jugar hechizos, las tierras se giren automáticamente. Aunque de primeras esto resulta muy cómodo, más tarde te das cuenta de que no puedes girar tierras para ganar maná y luego usar habilidades que las enderecen; o que, como las fases también están automatizadas, no puedes jugar nada entre las fases de mantenimiento y robo.

Las variables de azar
En los juegos de mesa el azar está limitado a los componentes de los que dispones, mientras que en el ordenador las posibilidades son infinitas. Para ser más claro, en un juego de tablero podemos elegir una carta de entre las disponibles, u obtener como resultado la cara de uno o varios dados; pero en el ordenador podemos conseguir una carta al azar de entre todas las que existen u obtener al azar un rango de valores determinado.

HearthstoneCards En Hearthstone las cartas con azar suelen crear situaciones y combinaciones sorprendentes.

ImageUn ejemplo curioso es Vanguard, un formato que puede jugarse en Magic online en el que cada uno de los jugadores comienzan la partida con una carta especial que modifica tu total de vidas, tu mano máxima y te aporta una habilidad. Una de esas cartas es “Momir Vig, Simic Visionary”, que te permite pagar cualquier cantidad de maná y descartar una carta para poner en juego una criatura al azar con ese coste… ¡de entre todas las miles de cartas que existen en Magic!

En YouTube puedes ver algunas partidas de Vanguard usando esta carta aunque, eso sí, hay tantas cartas comunes y raras desfasadas que para encontrar algo decente es necesario invertir grandes cantidades de maná.

La cantidad de información
Como ya he comentado en otros posts, el exceso de información en los juegos de mesa puede inducir al análisis-parálisis o requerir un mantenimiento del estado de juego excesivo, mientras que en el ordenador resulta mucho más fácil representar y consultar grandes cantidades de información.

Realmente el único límite es el que quiera imponerse el propio jugador. Por ejemplo, a mí República de Roma se me hace excesivamente largo y tedioso debido a la cantidad de cartas y componentes con información y por las tablas de valores que hay que ir consultando durante las diferentes fases de juego. Sin embargo, es un juego con muchos seguidores que les encanta precisamente por eso.

pic504618_lgY esto es sólo una imagen del tablero sin componentes. La primera partida que jugué duró 7 horas, la segunda 13. No hubo una tercera.

Por otro lado tenemos a Sid Meier’s Civilization, un juego de ordenador por turnos cuya interfaz recuerda a la de un juego de mesa y que, como buen juego de civilizaciones, la información que ofrece durante la partida es enorme. Lo curioso es que en este caso sí que se hizo una adaptación del juego de ordenador al tablero, con unos resultados sorprendentes. Sin duda se trata de una versión más que notable: lograron adaptarse al medio simplificando el juego de manera que resultara cómodo y fácil de jugar, pero sin perder la esencia del original.

Civilization Aunque comparando las fotos puede parecer lo contrario os aseguro que está bastante simplificado.

Y para acabar también cabe mencionar a Alchemists, un juego de combinaciones cuyos resultados se consultan a través de una aplicación para móviles, de modo que no hay manera de conocer las consecuencias de tus experimentos de una partida a otra.

Conclusión
Como hemos visto, existe una diferencia clara entre los juegos de mesa y los digitales: las decisiones que toma su diseñador para adaptarlo adecuadamente a ese medio. Al fin y al cabo, el entorno donde desarrollamos nuestro juego es también una herramienta que tenemos que utilizar para sacarle el mayor partido a nuestro trabajo.

Así que ya sabes, si estás diseñando un juego de mesa o de ordenador no olvides tener en cuenta todos estos detalles. 😉

Anuncios

2 comentarios en “Juego de mesa VS Juego digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s